Los textos de los Sarcófagos

El dios Anubis con la balanza donde podemos apreciar el corazón del difunto

El libro para salir al día, es una colección de escritos que se encontraron en las tumbas de distintos monarcas egipcios del Reino Nuevo; todos ellos tenían el fin de ayudar al difunto a cruzar por una serie de pruebas que lo llevarían al descanso eterno; después de su travesía por distintos obstáculos donde su virtud y vida humana son probados por los dioses.

 

Estos escritos se redactaban en papiros que eran introducidos en el recinto funerario con el fin de servir como medio de ayuda al alma del difunto en su travesía hacia la nueva vida; tiene las fórmulas para poder presentarse al juicio y los pasajes que guiaran su camino por las 12 Regiones de la Duat.

La muerte para los antiguos egipcios era uno de los ritos mas importantes dentro de la vida, el momento en que podían ser colmados de bendiciones por sus dioses al comprobar que su vida fue llevada con los limites y parámetros de la cultura que aquella época.

Uno de los escritos mas hermosos estan dentro de la “Fórmula para entrar en la sala de las dos Maat”  donde frente a  la diosa Osiris y sus jueces se realiza una prueba donde se coloca el corazón del difunto para ser pesado en una balanza con una pluma de ave; el difunto podía seguir su travesía hacia la nueva vida si el organo no pesa más que la pluma.

Al igual que el sol, que cada día desaparece para renacer a la mañana siguiente, el hombre muere para despertar a una nueva vida. Pero ese renacimiento no está exento de peligros…

Solos los puros de corazón y de buenas acciones pasaban esta prueba, uno de los momentos claves dentro del ritual en el papiro de Ani; dicho ritual habla sobre el estilo de vida de los antiguos egipcios y su búsqueda de la conciencia y moralidad intachables; de modo que al estar frente a la diosa, un mal pensamiento o acto de corazón contra alguno de sus conocidos en vida, le haga merecer el castigo; que significa la perdida de la eternidad.

Para los ejeipcios encontrarse frente ala diosa y ser rechazados era una segunda muerte, en ella el alma era arrojada a una bestia; el Ammit la devoradora de los muertos que desgarraba su inmortalidad y les evitaba llegar al jardin de Aaru un lugar especial donde las almas permanecian en paz por la eternidad.

Fragmento de Hunefer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s